dilluns, 11 d’abril de 2011

Presente


Aunque fueras a vivir tres mil años y, en otras vidas, diez mil, recuerda, sin embargo, que nadie pierde otra vida que la que está viviendo, ni vive otra vida que la que está perdiendo. Por tanto, van a parar a un mismo punto lo que es largo y lo que es corto. En efecto, el presente es igual para todos, y, por tanto, lo que se pierde también es igual, y lo que se deja atrás aparece como un simple instante. De hecho, nadie puede perder ni el pasado ni el futuro. Porque lo que no se tiene ¿cómo alguien nos lo podría quitar?

Así pues, ten siempre en cuenta estas dos cosas. En primer lugar, que todas las cosas, desde la eternidad, tienen un aspecto idéntico, que se repiten cíclicamente y que en nada difiere que uno las vea durante cien años, doscientos o un tiempo infinito. En segundo lugar, que el que ha vivido mucho tiempo y el que morirá más pronto tienen una pérdida idéntica. Y es que solo hay un presente del cual uno puede ser desposeído, porque este es el único que uno tiene, y nadie puede perder aquello que no posee.

Marco Aurelio:  Meditación n.14. Libro II (Meditaciones II).


[Marco Aurelio. Meditaciones: traducción/adaptación al castellano por Espectro X de la traducción catalana del original griego. Marc Aureli. Meditacions. n.14, Med. II. Llibres de l´Índex. Traducción al catalán de Joan Alberich. "Preferible" a la versión castellana de Alianza Editorial, de Bartolomé Segura Ramos (Clásicos de Grecia y Roma). La mejor traducción al español es la publicada en editorial Gredos (1983), de Ramón Bach Pellicer]