dijous, 11 de juny de 2015

Pre-putrescencia

Entrar en un banco, sí, ese banco que tanto ha robado y sigue robando, sonreír antes de la explosión, morir con dignidad... ¿Qué es la dignidad? Botín? Mario Conde? Felipe González? Herman Terch? ...  Matarlos con fuego o cortados con radial no curaría la enfermedad del mundo, pero al menos sería consuelo previo al suicidio. Vivir es mucho peor que la muerte. ¿No lo ven? Arrastrarse en este vodevil de mentiras, donde todos se miran con miedo, incredulidad y paranoia, pavor de sentirse un colgajo de carne pre-putrescente. ¿Amas la vida? ¡Pues jódete y sufre, estúpido! Es porque quieres, si no, ¡suicídate!