diumenge, 23 de gener de 2011

Zombis y nazismo

¿No serán los zombis una representación apocalíptica de los desposeídos de la sociedad (pobres, marginados, indigentes, drogadictos, inmigrantes, etc.), ante los cuales se puede ejercer la más tremenda de las violencias? "No son humanos", se dice y se insiste sobre los zombis, a pesar de que tienen olfato y comen (carne humana, o eso intentan, pues no pueden digerir nada con su cuerpo reventado y desmembrado en mayor o menor medida -¿alguien recuerda a los supervivientes de los campos de exterminio nazis cuando fueron liberados?-) y de que su apariencia es casi-humana aunque repulsiva... Su manera de moverse puede parecer la de unos yonkis colocados que deambulan, la de enajenados y hambrientos en la indigencia... Seres que dan miedo y producen repulsión a una sociedad cada vez más deshumanizada y paranoica. Pues bien, estas palabras, "No son humanos", son las mismas o similares a las que en otro tiempo usaron los nazis para acabar con los "diferentes": judios, gitanos, retrasados mentales, enfermos, homosexuales, etc.

Si uno se fija bien, los zombis constituirían a la masa que deambula por las calles en la exitosa serie televisiva The Walking Dead, y los pocos supervivientes serían "la minoría", los escogidos, los supervivientes. ¿No serán los zombis la imagen infernal de la pobreza y de la marginación que se quiere instalar en el inconsciente colectivo en este contexto que vivimos de crisis brutal económica planetaria? ¿No se estará preparando el terreno en el inconsciente de las personas para la posibilidad de ejercer una violencia ilimitada y exterminadora hacia los diferentes, en este caso representados como muertos vivientes? Estos diferentes serían los desposeídos en una sociedad como la nuestra sumergida en el infierno del capitalismo financiero actual, los desechos de la crisis, el escalafón más bajo, los parias, ante una minoría, la de los más fuertes, en el sentido darwinista-económico. Esta élite de escogidos tendría carta blanca para exterminar a esa horda de monstruos inhumanos... Pero esos monstruos... ¿no son quizá la encarnación simbólica de lo que no quiere ver y le da asco a la sociedad, y cuyo aumento exponencial, a medida que el darwinismo económico va imponiendo planetariamente su ley, es ya una realidad? Drogadictos, pobres buscando comida en las bolsas de basura, inmigrantes, "diferentes" en definitiva... ¿Ese chivo expiatorio no será el que personifican los zombis de una manera amplificada y terrible?

Si, por ejemplo, en George A. Romero los zombis encarnaban a unos alienados que deambulaban en un supermercado en El Amanecer de los muertos en 1978 en el subcontexto del consumismo y materialismo norteamericanos, haciendo celebre la frase "Cuando no quede sitio en el infierno, los muertos caminarán sobre la Tierra", los zombis de la era proto-neo-nazi actual son bestias inmundas que hay que EXTERMINAR para salvar a los respetables supervivientes, sin más mensaje ni más ideas que "o ellos o nosotros". Mensaje nazi donde los haya si uno se para a pensar un poco.

Puede parecer descabellada, pero esta idea le ronda a uno por la cabeza ante el éxito sin precedentes de lo zombi en el contexto de crisis económica que hoy asola el mundo. "O ellos o nosotros"; "Los que no tienen contra los que tienen". Sería algo así como una guerra brutal y postmoderna de clases que desembocaría en una especie de solución final apocalíptica.

De momento, y para tranqulidad de la mayoría, dejémoslo en que el fenómeno zombi sólo constituye una "extraña" y singular forma de catarsis colectiva, un fenómeno donde volcar la rabia y el odio que llevan muchos dentro...

5 comentaris:

Le Moria ha dit...

Chocante pero interesante reflexión. Nunca había asociado zombies con excluidos de la sociedad, y aún menos había pensado en que ese odio furibundo hacia ellos pudiera ser una transposición de una pulsión del malestar insano de nuestra sociedad hacia los diferentes... Revelador e inquietante. >LeMoria

REBIS A.Gray ha dit...

La supervivencia es el mito fundacional y terminal de toda forma de poder. Así empieza y así acaba. El compás de los tiempos y el lugar geográfico modulan la alternativa entre la normalización y el exterminio de las poblaciones. El muerto viviente es el elemento vital e improductivo que resiste a muerte la muerte programada, la apoptosis anímica y física del individuo en el cuerpo social. Es indestructible porque es cualquiera y lleva el legado de las víctimas de la historia universal. El rostro famélico, con los ojos inyectados en sangre, es el espejo del mundo.

pesadillas con cuerpo ha dit...

No lo podías describir mejor, Rebis A.Gray. "El muerto viviente como elemento vital e improductivo que resiste a muerte la muerte programada"... Eso son palabras mayores. Brillante.

Karen Hermosilla ha dit...

A mi me parece bien, pero mal. JAJAJAJ. es decir, esa analogía, no te resulta extraña cuando hablas de que los que quedan vivos son "elegidos"

Extraño resulta, cierto?
los zombies actuales son los ahitianos. De hecho se ha descubierto que hay virus informáticos capaces de generar muertes cerebrales, tal como le pasó a las vacas locas.

Bueno. ese virus ha sido inventado por la intelectualidad tech israeli-estadounidense.
Para que la puienses! recuerda que el nazismo terminó hace ya casi un siglo, y la miseria, aun del triunfo de la triple alianza, se ha expandido por el mundo a paso gigante.

nada +.

saludos

pesadillas con cuerpo ha dit...

El nazismo originario terminó hace casi un siglo, el proto-neo-nazismo con todos sus edulcorantes continúa bajo diferentes disfraces hoy día, según mi punto de vista: su impronta está en todas partes, pero es indecible por ser un tema tabú; me refiero al virus que late y da lugar -en diferentes épocas y versiones más o menos light- a estas ideologías totalitarias y "exterminadoras" (ojo; la eliminación y el aplastamiento de "lo diferente" y lo "molesto" pueden ser muy sofisticados...).

EEUU -pero no solo ellos, ojo- ha conseguido que toda la humanidad quede indiferente ante una salvajada como Guantánamo, por ejemplo, como paso con los campos nazis y la indiferencia alemana en la época ante su presencia -digan lo que digan- ("uno se acostumbra a todo"), pero eso acabó; la prisión norteamericana continúa (pese a que han bajado el listón de las torturas, claro). No es una cuestión cuantitativa, sino de concepto, lógicamente. [No entraré aquí en el conflicto Israel-Palestina: es un tema tabú, brutal pero tabú, y no quiero problemas.]

Pero esto ya pasó y pasa en el África subsahariana, y ahora con los haitíanos, aunque de otro modo (mejor que mueran del cólera para "limpiar de pobres la zona"), en muchas zonas del mundo sin o con recursos que saquear por los países ricos.

La idea que se quiere reflejar en el escrito es el hecho de considerar a otros como "no humanos" para que sea más fácil acabar con ellos (un pilar del ideario nacionalsocialista alemán). Trasponer esta condición "inhumana" a los palestinos, subharianos, ahitianos (por abandono "controlado" de organismos internacionales) y demás desposeídos, es una cuestión más complicada, aunque la semilla de la comparación está ahí.

Los zombis de las pelis actuales me han hecho pensar en estas cosas.

Otra cosa: Que los que están vivos entre zombis son una élite, pienso que lo son aunque estén condenados; "condenados por fin a sobrevivir"; con todo, hay que precisar de qué tipo de élite se habla aquí. Se trataría de una minoría de supervivientes -por motivos X (darwinismo, poder económico, etc.)- rodeada por una bestia inmunda y multiforme: masa informe zombi (individuo-masa). No es una élite aristocrática -no en ese sentido-, sino unos "escogidos" que deben sobrevivir ante una mayoría de no-vivos aunque tampoco muertos del todo.

Lo de guerra postmoderna de clases es una especulación/idea no muy alejada de la realidad que dejo en el aire.

Por cierto, lo de los virus informáticos capaces de generar muerte cerebral me parece interesante y lo investigaré. Una buena vía de estudio. Un saludo