diumenge, 18 de juliol de 2010

Chapel Perilous

La Capilla Peligrosa (o Chapel Perilous, del original y más conocido en inglés) es una denominación del lugar donde se encontraba el Santo Grial en los romances artúricos, a la vez que un estado de consciencia.

Su desarrollo se paraleliza con aquel de la “psicosis” a través de la anulación de algún nudo invisible que sostiene nuestro cuidadosamente construído edificio a través del que interpretamos la realidad. Así, un derrumbe de la visión conceptual de la realidad en el que el eje estructural ilusorio que mantenía las piezas unidas ha sido expulsado del sujeto, podría tener como consecuencia la llegada a este lugar.

Aquí, dicen leyendas antiguas y modernas, todos los miedos y aquello que duerme en el inconsciente se manifiestan para poner a prueba al aventurero; dada la imposibilidad de estructurar el inconsciente a falta del centro que sostiene lo Simbólico, argumenta Jacques Lacan, este inconsciente regresará a través de lo Real. Mientras tanto, el aventurero buscará alguna verdad a través de la que sostenerse, algo que permita regresar… aunque se dice que de este terrible lugar uno regresa o bien escéptico o adoptando la Vocación Permanente de la Psicosis.

¿Quieres acercarte al Puente?
De hecho, como el Ego, es incluso posible negar que se encuentra ahí. Y aun así, todavía más parecido al Ego, una vez estás dentro, no parece haber ninguna manera de salir otra vez, hasta que de repente descubres que es el pensamiento el que lo ha traído a la existencia y que no existe fuera del pensamiento. Todo lo que temes te está esperando con mandíbulas babeantes en la Peligrosa Capilla, pero si estás armado con la vara de la intuición, la copa de la compasión, la espada de la razón y el pentáculo del valor, encontrarás ahí (dicen las leyendas) la Medicina de los Metales, el Elixir de la Vida, la Piedra Filosofal, la Verdadera Sabiduría y la Perfecta Felicidad.

Eso es lo que dicen las leyendas, y el lenguaje del mito es poéticamente preciso. Por ejemplo, si vas a ese reino sin la espada de la razón, perderás tu mente; pero al mismo tiempo, si llevas la espada de la razón pero no la copa de la compasión, perderás tu corazón. Incluso más importante, si te aproximas sin la vara de la intuición, puedes permanecer en la puerta durante décadas sin darte cuenta nunca de que has llegado. Podrías pensar que sólo estás esperando al autobús, o yendo de habitación en habitación buscando tus cigarrillos, viendo un programa de televisión, o leyendo un libro críptico y ambiguo. La Peligrosa Capilla es astuta.

[extraído de: Robert Anton Wilson - Martillo Cósmico
Publicado por: Astron Divinorum en REVISTA DE CONSPIRACION]