dimarts, 2 de desembre de 2014

"Devórame una vez"

Dos hombres: Uno desea comerse a un hombre; el otro quiere ardorosamente ser devorado por otro varón. La excitación / desviación sexual que pueden sentir dos hombres siendo uno parte activa y el otro pasiva ante un tema tabú -canibalismo- es turbadora. Hasta podría decirse que poco creíble. Pero resulta que este hecho sucedió, y al parecer acontece más veces de lo que uno pudiera figurarse, en Rothenburg, Alemania. Allí dos hombres logran satisfacer sus oscuros deseos sexuales desviados.

Martin Weisz realizó partiendo de hechos reales la película El Caníbal de Rothenburg. En ella nos relata, a través de la investigación de una estudiante americana, la macabra historia de cómo un hombre homosexual busca en Internet la compañía de otro para devorarlo. Pero también nos habla de otro hombre que busca a través de Internet  a quien lo coma. Estamos ante la historia de un encuentro voluntario donde dos hombres quieren satisfacer una fantasía límite: Un hombre desea comerse a otro hombre, y el otro desea ser despedazado por otro como muestra de amor.

La película, basada en un suceso real que aconteció en Alemania, es ciertamente turbadora. Si no fuera porque está elegantemente rodada, tal vez se podría decir que es la película más brutal que uno pueda llevarse a los ojos. ¿Qué ocultas motivaciones puede tener un individuo para querer comerse a otro? Dos hombres quieren poner fin a sus frustraciones y acaban protagonizando una 'performance' caníbal donde uno come y el otro es comido. 

Una estudiante de psicología investiga el caso acaso cruzando unos límites que tal vez no debiera en su afán voyeurista. Se trata de la atracción morbosa por ver la culminación del acto más espantoso que uno pueda llegar a imaginar. Quizá estamos ante la historia de 'amour fou' homosexual más desquiciante del cine de horror reciente.

Muy recomendable para ver en familia las próximas Navidades:

Ficha Técnica: 
Dirección: Martin Weisz.
País: Alemania.
Año: 2006.
Duración: 85 min.
Género: Thriller, terror.
Interpretación: Keri Russell (Katie Armstrong), Thomas Kretschmann (Oliver Hartwin), Thomas Huber (Simon Grombeck), Rainier Meissner (Oliver joven), Angelika Bartsch (Viktoria), Alexander Martschewski (Rudy), Nils Dommning (Karl), Marcus Lucas (Felix).
Guión: T.S. Faull.
Producción: Marco Weber, Vanessa Coifman y Andreas Schmid.
Música: Steven Gutheinz.
Fotografía: Jonathan Sela.
Montaje: Sue Blainey.
Diseño de producción: Joerg Moehring.
Vestuario: Anne Jendritzko.
Estreno en España: 21 Diciembre 2007.

1 comentari:

Dr.Krapp ha dit...

Cuando el deseo es devorador mejor ponerle las bridas y hacerse vegetariano.
Me acuerdo de aquella historia de Alemania y como los medrosos institucionales lanzaron mil pestes a los peligros e Internet.